El lugar se encuentra cerrado con un cancel rojo para evitar el paso de las personas.

México es un país repleto de historias, de leyendas que nos han construido y enriquecido culturalmente, esta ocasión te presentamos una de Mazatlán, Sinaloa: La cueva del diablo.

Ubicada cerca de la glorieta Sánchez Taboada, su historia cuenta con más de 200 años, misterioso lugar donde se cuenta han existido tantas muertes y desapariciones dentro, que ahora han prohibido su paso, cerrando el lugar con un cancel rojo que se instaló en la entrada.

Se cree que el lugar era refugio de piratas, donde guardaban sus tesoros, incluso que se liberó al diablo cuando se realizaron trabajos en el cerro de la Nevería, apuntaban que se escuchaban ruidos escalofriantes.

Se dice que todo empezó con un derrumbe que dejó al descubierto la cueva, por lo que un grupo de exploradores entraron, pero jamás salieron.

Indagando en su destino, entró un grupo de rescatistas con todas las medidas de seguridad posible, amarradas con cuerdas, la indicación era jalar la cuerda para llevarlos fuera, pero jamás paso, tras gran tiempo jalaron la cuerda, los cadáveres se encontraban incinerados se dice que muchos han entrado por curiosidad o reto, pero no vuelven a salir nunca más.

La cueva se encuentra iluminada de rojo, con algunas pinturas y en un espacio de miedo, que se relaciona con un olor a azufre.

Por: Qs noticias