A los Reyes Magos no les gusta esto.

Por: Daniela Zetina.

 

En los últimos años, los aparatos electrónicos se han convertido en la principal atracción para los niños y jóvenes, ya sea por las miles de aplicaciones que pueden utilizar a través de las tabletas, los celulares y las computadoras, o bien por todos aquellos videojuegos que cada vez muestran grandes avances respecto a la realidad virtual.

Aparatos que con el paso del tiempo han ido desplazando los juguetes tradicionales mexicanos realizados con madera, como el trompo, yoyo, balero, carritos, damas chinas, etc. Así lo dio a conocer María Ester Pérez Vargas, productora de este tipo de juguetes, originaria de San Antonio La Isla.

Quien explicó que a pocos días de la llegada de los Reyes Magos la venta de estos productos ha disminuido notoriamente en comparación con años pasados, lo que implica que estas tradiciones se estén perdiendo debido a la invasión de tecnología.

“Ahora los niños prefieren tabletas o celulares y si no piden juguetes eléctricos con muchos sonidos, luces y cientos de funciones, aunque sean más caros”.

La comerciante mexiquense especificó que durante los años que lleva dedicándose a la venta de juguetes de madera, este 2018 ha sido el año menos redituable, a pesar de que han optado por realizar diferentes juegos de mesa, un tanto más “modernos”, como el Jenga, dominó y gato, así como carritos pintados con diferentes marcas y colores llamativos para que atraigan a los pequeños.

Finalmente, hizo un llamado a los mexiquenses para que consuman los productos locales, considerando que el juguete de madera es más económico, duradero y sobre todo permite conservar las tradiciones de nuestro país.