• El homenaje se llevó a cabo en presencia de 20 mil personas en el Staples Center de Los Ángeles.

Tras su fallecimiento en un lamentable accidente en enero pasado, Kobe Bryant y su hija, Gianna, fueron homenajeados por cerca de 20 mil personas, entre jugadores, directivos, familiares y público en general, quienes se dieron cita en el Staples Center en Los Ángeles para llevar a cabo la “Celebración de La Vida”, la ceremonia oficial con la que los Ángeles Lakers, su familia, y casi 20.000 asistentes le rindieron un último tributo al ex jugador de la NBA.

“Los seres queridos agradecen las plegarias y los mensajes de apoyo por Kobe, Gianna y sus amigos. Esto es una celebración de la vida”, dijo la locutora que abrió el evento, en presencia de la familia y estrellas de la NBA y los Lakers, como Michael Jordan, Magic Johnson, Phil Jackson, Anthony Davis, Manu Ginóbili, Tony Parker, Bill Russell y Lamar Odom.

La esposa de Kobe, Vanessa Bryant, fue una de las primeras en tomar la palabra. “Gracias a todos por estar aquí. Los amo a todos. Gracias por los mensajes y el amor a mi familia de todos lados del mundo. Quiero hablar de Kobe y Gigi. Primero de mi pequeña bebé”, anticipó, y se quebró por primera vez en la noche.

“Gianna Bryant es una asombrosa alma sensible, me daba un beso a la mañana y a la noche, le gustaba ver películas de Disney con sus hermanas. Su sonrisa era un amanecer. Su sonrisa ocupaba todo su rostro. Kobe decía que era igual a mí, con su personalidad y sarcasmo. Era pura y genuina. Era una increíble atleta, era buenísima en atletismo, fútbol, softbol, básquet, era increíble nadando y bailando, les gustaba enseñarles a otros chicos cuando podía”, la describió.

“Era muy dulce, quería lo mejor para nosotros, sabía español, mandarín (escribir y hablar), iba a ser una gran basquetbolista, quería graduarse en octavo grado y llegar al secundario. Nos hacía sentir orgullosos. Era una gran persona, una líder, una maestra”, continuó.

“Gianna hubiera sido una gran mamá, era muy maternal. Se iba a transformar en la mejor jugadora de la WNBA. Hubiera hecho una gran diferencia por las mujeres en el básquet. Estaba motivada a cambiar la manera en la que ven a las mujeres en el deporte. Estaba llena de vida. No imagino la vida sin ella. Te extraño todos los días. Te amo”, concluyó su discurso sobre su pequeña hija. Información

Redacción QS.