17TOYA* 22 DE JULIO DE 2005 *INFORMA* EN LA FOTO: ENTREVISTA CON EL LIC. TOMAS YARRINGTON, PRECANDIDATO A LA PRESIDENCIA DE LA REPUBLICA POR EL GRUPO DEL TUCOM. FOTO DE MIGUEL ESPINOSA

Defensa apelará la decisión. Podría ir a E.U. 

 


 

El Tribunal de Apelaciones de Florencia, Italia, autorizó este jueves la extradición del exgobernador de Tamaulipas, Tomás Yarrington, acusado de nexos con el narcotráfico y requerido por la justicia México y de Estados Unidos.
 

Luego de una audiencia a puerta cerrada de más de seis horas de duración, el presidente de la corte de apelaciones, Salvatore Giardina, aprobó el pedido de la fiscal adjunta, Luciana Singlitico, a favor de la extradición del expolítico mexicano.
 

Por el momento, no se sabe a cuál de los dos países se concederá la extradición, mientras se decide, Yarrington permanecerá en el penal de Sollicciano en Florencia. Los abogados del expolítico mexicano anunciaron por su parte que presentarán un recurso ante la Corte de Casación, la ultima de las instancias a recurrir. 

 

“Ninguna de las dos extradiciones, cumplen los requisitos para ello, en especial la mexicana”, afirmó a la prensa el abogado Luca Marafioti.

“Se trata de un proceso injusto, sin pruebas ni bases legales, con muchos riesgos personales para Yarrington, por lo que presentaremos recurso. Esperamos que la Corte de Casación sea más sensible de lo que han sido los jueces florentinos”, comentó el abogado.

“Vamos a seguir apoyando una defensa enérgica y estamos preparados para este proceso. Demostraremos que las acusaciones son infundadas. La familia lo apoya y le ofrece el amor que se merece”, abundó el hijo del acusado, Tomás Yarrington Jr.

Yarrington fue detenido en Italia el 9 de abril en respuesta a dos solicitudes de Interpol, una presentada por México en diciembre de 2012 y otra por Estados Unidos en marzo de 2016. En ambos países es buscado por presuntos nexos con narcotraficantes durante el período 1999-2005, cuando ejercía como gobernador.

Si la Corte de Casación confirma la extradición, el ministro de Justicia italiano, Andrea Orlando, tiene la última palabra sobre a dónde irá el exgobernador.

En México, el político es acusado de delitos contra la salud con una posible pena de 20 años de cárcel y Estados Unidos lo señala por tráfico de drogas, lavado de dinero y fraude bancario, que podrían valerle dos cadenas perpetuas y 90 años de prisión.

Cualquiera de los dos países podría después extraditarlo al otro, dado que México y Estados Unidos tienen un tratado en esa materia.

Con información de: AFP.