Padres argumentaban que con una clase menos, los alumnos tendrían sobrecarga de trabajo.

Tal y como en las películas para evitar el cierre de una clase como consecuencia de la falta de niños, los residentes de un pequeño poblado francés al pie de los Alpes inscribieron simbólicamente a quince ovejas, este martes.

La escuela había sido informada en marzo que una de sus once clases probablemente cerrará en septiembre, con el comienzo del nuevo curso, tras la falta de alumnos.

Este martes por la mañana, un granjero local ingresó a la escuela con unas cincuenta ovejas y su perro, y quince de los animales fueron inscritos en presencia de alumnos, padres y maestros.

Los padres de los alumnos también subrayaron que con una clase cerrada, las otras más pequeñas tendrían una gran sobrecarga de niños, en el inicio de las clases del curso 2019-2020, en el otoño.

Por: QS Redacción.

Con información de: AFP.