El presidente fue duramente cuestionado sobre ciertas decisiones de su administración.

Hasta hace una década, el presidente en turno acudía al Congreso a entregar su informe y dar un mensaje, pero luego de una serie de protestas dentro y fuera del Legislativo, con legisladores disputándose la tribuna, se modificó la ley para cancelar la ceremonia.

El informe sobre “el estado que guarda la administración pública federal” de la administración de Peña Nieto fue entregado por la tarde en el Congreso de la Unión por el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

Peña Nieto entregó su informe cuando es blanco de duras críticas de legisladores por haberse reunido el miércoles en Ciudad de México con el candidato republicano a la presidencia estadounidense Donald Trump, quien dio un duro discurso contra los migrantes.

El presidente sostuvo un encuentro con jóvenes, la mayoría de ellos estudiantes, en un nuevo formato para hacer un balance de su cuarto año de gobierno, mediante una sesión de preguntas y respuestas.

El ensayo de diálogo con jóvenes, como parte de su cuarto Informe de Gobierno, llevó al presidente Enrique Peña Nieto a definirse frente a temas controversiales de su administración. De entrada, la polémica visita de Donald Trump y las razones para invitarlo a Los Pinos: en varias propuestas del candidato hay una amenaza real, un riesgo real para México, por lo que había que encararlo y hacerle sentir que México no acepta esas posiciones, respondió, de la misma forma que había comentado Osorio Chong horas más tarde.

Atribuyó la suspensión de labores en escuelas en Oaxaca y Chiapas al hecho de que la reforma educativa rompió con uno de los grandes vicios sobre la venta, herencia y comercialización de las plazas magisteriales.

 

Lo “malinterpretaron”

Peña Nieto, que asumió la presidencia el 1 de diciembre 2012 para un periodo de seis años, vive su peor momento de aprobación popular, con un mínimo de 23 %, según una encuesta del diario Reforma publicada días atrás.

Durante su informe, Peña Nieto manifestó: “No gobierno para la popularidad, sino para impulsar un cambio positivo para el país”, cuando uno de los jóvenes tocó el tema durante la sesión de preguntas.

Sobre el aumento del precio de la gasolina, Peña dijo que hubo distorsiones en lo que prometió. Mencionó que en su momento sólo dijo que no habría más aumentos en 2015, y en efecto, “no hubo gasolinazos. Pero también debo decir que nunca comprometí el que no fuera a incrementarse la gasolina. Lo que ofrecí es que sí habría reducciones en las tarifas de luz eléctrica y telefónicas”.

De igual forma, reiteró que el plagio de su tesis de licenciatura no fue más que un “error metodológico” y no tuvo “el ánimo” de hacer pasar ideas de los demás como suyas.

 

Por: Redacción.