Crimen organizado eligió a sus víctimas a través de ex Secretaría de Agricultura. 

Por: L.A. Belasko.

El crimen organizado ha usado información de bases de datos del Gobierno Federal para elegir a sus víctimas, según un informe del Centro Nacional de Planeación, Análisis e Información para el Combate a la Delincuencia (Cenapi) de la PGR.

De acuerdo con los datos revelados, dos cárteles fueron precursores de esta actividad en los años 90, para seleccionar a sus objetivos de extorsión y secuestro, un plan que ya había sido utilizado con cárteles de Colombia.

Los grupos delictivos comenzaron a secuestrar a aguacateros, a través de la información que obtenían de la desaparecida Secretaría de Agricultura.

Según el informe, se buscaba a los agricultores acaudalados, a quienes se les imponía una cuota que debían pagar, en caso de negarse a hacerlo se procedía a secuestrar o matar al campesino o a sus familiares, convirtiendo así las zonas de producción de aguacate en “fuente de financiación paralela al tráfico de drogas”.

“Se trataba de un ‘sistema de inteligencia’, que consistía en revisar el registro de sanidad de la entonces Secretaría de Agricultura para conocer quiénes eran los agricultores con amplias extensiones de producción de aguacate, dónde estaban localizadas sus huertas y cuánto reportaban sus ventas por exportación”, reprodujo el diario capitalino Reforma.

De acuerdo con el documento, suscrito el 4 de julio de 2016 por Víctor Hugo Pérez Castro, director de área del Cenapi, y entregado a un juez federal, otros grupos delictivos como “La Familia Michoacana” y “Los Caballeros Templarios” copiaron dicha estrategia, el primero desde mediados de la década pasada y el segundo a principios de esta.

El diario Reforma, informa que las autoridades tienen identificadas 9 personas como parte de la estructura del grupo de “Los Cunis”, quienes son  considerados por el Gobierno de Estados Unidos como una de las organizaciones de tráfico de drogas más ricas del mundo.