El hecho paso mientras el animal tenía gran movilidad y Ponce quería muletearlo.

La víspera del día de San José, celebrada en la plaza de toros de Valencia, acabo en una crítica situación, pues el torero Enrique Ponce fue intervenido en la enfermería de la plaza, luego de sufrir una cornada en el muslo izquierdo.

El hecho paso mientras el animal tenía gran movilidad y Ponce quería muletearlo de manera vistosa hasta que, al quedarse descolocado para un pase de pecho, resultó prendido por la pierna izquierda y lanzado a gran altura.

Peor fue la impresión que causó su manera de caer sobre la arena, pues lo hizo con la pierna izquierda separada del cuerpo y la rodilla doblada, con la sensación inmediata de había podido producirse la grave lesión temida por los médicos.


Ponce se salvó de varios de las cornadas que le soltó el toro cuando yacía inmóvil sobre la arena, antes de que sus banderilleros llegaran y fuera conducido para ser atendido en la enfermería.
Una vez allí, fue atendido para ser trasladado después a un hospital donde se diagnosticará una, aparentemente, grave lesión en la rodilla izquierda.

Por QS Redacción
Con información de: El Universal