Para calcular su celebración se toma en cuenta al sol y a la luna, además, con esta fecha inicia la cuaresma.

Miles de fieles acudirán este día a la Catedral de la Ciudad de México, y a otras tantas iglesias, al acto de imposición del miércoles de ceniza, la cual, de acuerdo con la Arquidiócesis de México, representa: la fragilidad humana, la limitación del hombre y lo pasajero de la vida.

Sobre la ceniza, el sacerdote José de Jesús Aguilar, director de Radio y Televisión de la Arquidiócesis de México, comentó que algunos libros del Antiguo Testamento mencionan la ceniza como signo de humillación, arrepentimiento y penitencia.

“Las personas colocaban su rostro cerca de la tierra, se ponían ceniza en la cabeza y utilizaban una vestimenta burda”, señaló el ministro religioso, quien destacó la importancia de la cuaresma, la cual, dijo, es un tiempo de preparación para la fiesta de la resurrección de Cristo.

La ceniza, que se prepara quemando las palmas del año anterior, estampas o imágenes deterioradas, “es un signo de arrepentimiento y compromiso de cambio”.

Resaltó que un significado de la importancia de este día es que “podemos convertir en ceniza todas nuestras cosas malas, recordar con humildad que no hemos hecho las cosas bien, para lo que debemos hacer un propósito de enmienda para tratar de mejorar y dejar en el pasado las cosas malas. La imposición de ceniza nos recuerda que, si nos dejamos llevar por el mal, terminaremos en la tumba convertidos en polvo y si somos mejores cada día, seremos mejores con nuestro prójimo”.

Indicó que la Pascua tiene mucha relación con el calendario agrícola y el tiempo de renovación de la tierra. Para calcular su celebración se toma en cuenta al sol y a la luna (Sol de primavera y luna llena).

Se debe buscar el primer domingo posterior a la primera luna llena de primavera. Una vez encontrada la fecha de Pascua se cuentan cuarenta días hacia atrás y así se fija el Miércoles de Ceniza.

Redacción Qs.
Información: El Universal e Informador.