Según Gabriel O’Shea, los pacientes con estos padecimientos ocupan el 60 por ciento de las camas

Los hospitales del Estado de México se encuentran saturados de pacientes con enfermedades crónico-degenerativas.

Ya que, según lo declarado por el secretario de Salud del gobierno del Estado de México, al menos el 60 por ciento de las camas son ocupadas por personas que padecen males cardiovasculares, diabetes y cáncer.

El funcionario dijo que las enfermedades crónico-degenerativas son el principal reto que enfrentan los institutos de salud de todo el país.

Puntualizó que, en el Estado de México, se destina al menos, el 40 por ciento del presupuesto a las áreas de salud.

Declaró que implementar una cultura de medicina preventiva y mejorar el control en los pacientes con estos padecimientos es algo urgente, sobre todo, por el gran gasto que representan para los institutos de salud.

Dijo que actualmente, en un hospital de 120 camas, al menos el 60 por ciento son ocupadas por pacientes con enfermedades crónico-degenerativas, lo que implica una gran preocupación para el ISSEMyM.

“Hoy atendemos enfermedades de primer mundo, antes eran padecimientos generados por la pobreza. A los mexiquenses los están matando enfermedades muy caras que representan un gran gasto para las instituciones, esto debe cambiar”, concluyó O’Shea.

Por Braulio Luna