En la zona arqueológica de Chichén Itzá fueron halladas cientos de reliquias que son consideradas “grandes” tesoros


Arqueólogos mexicanos descubrieron una cueva con cientos de reliquias arqueológicas que podrían develar los misterios de la fascinante ciudad y centro ceremonial maya de Chichén Itzá, situada en la Península de Yucatán.

 

En ese “espacio místico” denominado Balamkú y considerado como un “tesoro científico” se han encontrado siete ofrendas constituidas por incensarios de cerámica “tipo Tláloc” -es decir, con rasgos similares a la imagen del dios de la lluvia en la cosmovisión maya-, y otros objetos, dijo en conferencia el investigador Guillermo de Anda.

Descubriendo las fechas de elaboración de esos artefactos, los arqueólogos confían en que podrán definir quiénes eran y de dónde llegaron sus antiguos habitantes, los itzaes.

La caverna, situada a dos kilómetros de El Castillo o Templo de Kukulcán de ChichénItzá, había sido descubierta hace más de 50 años por unos lugareños que dieron aviso al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Copyright AFP

Redacción QS