Los atuendos que más se venden son del Niño Doctor, el Niño de la Misericordia o de San Judas Tadeo

Durante la celebración del Día de la Candelaria, en promedio una familia mexiquense gasta entre 25 hasta 300 pesos en los atuendos con los que visten a su Niño Dios.

En diferentes puestos de la ciudad de Toluca, ubicados en calles del Centro Histórico y en el Mercado Juárez, los creyentes invierten en los atuendos, entre los que destacan, el Niño Doctor, Niño del Sagrado Corazón de Jesús, de San Judas Tadeo, entre otros “vestiditos” con los que serán bendecidos en las iglesias de la entidad mexiquense.

Un atuendo va desde el sombrero, el ropón, algunos llevan pantalón y, dependiendo el vestuario, incluyen accesorios como el estetoscopio, los zapatitos o huaraches entre otros.“Tengo mi Niño Dios, unos desde hace como 20 años, en la casa son cuatro, tres chiquitos que los visto con 100 pesos o menos, y el más grande que pesa casi tres kilos sí me gasto como 250 o 300 pesos”, comentó la señora Carmen Salazar.

”Cada año los visto de diferentes trajesitos, el año pasado tocó de Niño Doctor, no encontré el atuendo igual para el más chiquito, que mide como 15 centímetros, pero trato de que cada año vistan igual, este año nos tocó de San Judas Tadeo”.
Para la señora Carmen, quien tiene 75 años de edad, esta es una tradición que se debe conservar y está intentando heredársela a sus nietas y a sus hijas, “que nunca falte el Niño Dios en sus casas”.

“Es muy milagroso, a nosotros nos ha cumplido muchos milagros y es bonito llevarlo a la iglesia y estar en la ceremonia religiosa, ya el 24 de diciembre lo desvestimos y lo llevamos de nuevo a su misa de noche buena”, compartió.
Para algunos vendedores esta tradición registra leves bajas durante la temporada, sin embargo, aseguran que pese a los tiempos modernos hay quienes todavía creen y visten a su Niño Dios.

“Sí digamos que antes vendíamos más, compraba más la gente, pero tal vez la economía o que ya muchos no creen es por lo que han bajado, pero no mucho, como en un 10 o 15 por ciento”, comentó Rafael, vendedor de ropones para Niño Dios.

Por: Erick González