A pesar de la gran lista de consecuencias derribadas del consumo de cigarrillos, no hay disminución de consumidores.

El día miércoles, la Universidad de Bristol, en Reino Unido, dio a conocer los resultados de su estudio estadístico, con datos de casi medio millón de individuos entre 40 y 69 años, sobre el tabaquismo y los trastornos mentales en la revista Psychological Medicine. Esta investigación fue contundente en cuanto a la vulnerabilidad para desarrollar u aumentar la depresión y esquizofrenia tanto en nuevos consumidores de cigarrillos como en aquellos que ya llevan años fumando.

De acuerdo, con el artículo, estas enfermedades mentales se fomentan debido a que  la nicotina obstaculiza los receptores de dopamina y serotonina en el cerebro, químicos naturales que regulan las emociones y el sentido de bienestar. Asimismo, estos bloqueos, causan fallas en el sistema, originando las afecciones.

Por lo que cabe destacar, que la investigación detalló que fumar, es también el mayor factor de reducción en la expectativa de vida, ya que la acorta entre 10 y 20 años. Y si bien estos malestares solo se suman a una gran lista de consecuencias del cigarro, la cantidad de consumidores no ha disminuido en lo absoluto, por lo que los autores resaltaron la necesidad reducir el tabaquismo.

Redacción Qs noticias

Fuentes: Excélsior, Actualidad