En francés, Dios podía inducirte a pecar, pero ya no. 

Con información de: AFP.

Feligreses en Francia comenzarán pronto a recitar una versión remasterizada del “Padre Nuestro”, en la que se modificará una frase que sugiere, en dicho idioma, que “los pecadores son tentados por Dios”.

En el francés, en lugar de ese fragmento que dice en español: “no nos dejes caer en la tentación”, aparece el mismo diciendo más o menos: “no nos sometas a la tentación”; por lo cual a partir del próximo domingo el país europeo se buscará retomar el sentido que originalmente tiene en nuestra lengua, pues según se dice, así transfiere con mayor fidelidad “la carga del pecado a los hombres”.

Esta versión actual de la oración en francés fue adoptada en 1966, como resultado de un compromiso ecuménico tras el Concilio Vaticano II, pero no convencía a todos:
“¿Puede Dios someter a sus hijos a la tentación, un dominio reservado al diablo?”. El teólogo protestante Jacques Ellul consideraba esta tesis absurda, mientras que otros creyentes, especialmente católicos, consideraban esta suposición casi blasfematoria.

“La traducción no era errónea, pero la interpretación era ambigua”, comentó por su parte monseñor Guy de Kerimel, presidente de la comisión episcopal para la liturgia en la Conferencia de Obispos de Francia (CEF).

La nueva versión ha levantado también algunas críticas. Para el Consejo Nacional de Evangélicos de Francia (CNEF), el nuevo texto elimina la idea de que el Creador “sería responsable de la tentación, pero socava la soberanía de Dios”.