De ganar, sería por quinta vez presidente municipal de Morelia. Ahora, contra el PRI.

Por: Viridiana Alarcón.

 

Fausto Vallejo comenzó su último mandato como gobernador del estado de Michoacán en el 2012. Se mantuvo en el poder a pesar de grandes acusaciones a su gobierno, como la corrupción con la que trabajaba y los nexos que tenía con el cartel de “Los caballeros templarios”. Hasta que tuvo que salir en 2013, debido a un trasplante de hígado, que se le realizó al siguiente año de la toma de protesta, dejando como sustituto a Jesús Reyna, quien también fue acusado por tener relación con “La Tuta”, líder de “Los caballeros templarios”. En este tiempo salieron a la luz videos donde se veía al hijo del exgobernador en una reunión con “La Tuta”, lo cual fue un tema muy polémico y que afectaría la carrera política de Vallejo.

Anteriormente, Vallejo ya había sido presidente municipal de Morelia: de 1994 a 1995, de 2002 a 2004 y de 2007 a 2011. Iniciando desde 1993 como interino durante dos años, momento en donde inició, dejando su nombre en la historia de Michoacán de la mano del PRI. Pero esta vez no será así.

Vallejo declaró ante diferentes medios de comunicación que deja el Partido Revolucionario Institucional (PRI), porque el partido ha cambiado, según menciona: “se alejó de la gente y está conformado de una gerencia en lugar de una dirigencia”, además de las agresiones de su dirigente, mencionó en una entrevista radiofónica.

Por lo que en los primeros días de esta semana, hasta el miércoles, deberá decidir el partido con el que participará para alcanzar la presidencia local, además comentó que es capaz de ganar la elección gracias a su preparación.

Asegura que algunos partidos lo tienen en puerta, como: Morena, Encuentro Social o el Partido del Trabajo, de entre los que podrá elegir para que lo postulen como candidato a la presidencia municipal.