Siembran miedo a los turistas

Desde la semana pasada comuneros de la comunidad de San Jerónimo Acazulco ubicada en Ocoyoacac, han estado manifestando su inconformidad debido a la construcción del Tren Interurbano México-Toluca, lo que ha desatado que para poder continuar con la construcción se instalen diferentes grupos de elementos policíacos.

Ante esta situación, Bertha Montes Flores representante de la comunidad indígena Otomí de dicho lugar, hizo un llamado al gobierno para que de verdad exista un diálogo con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, respetando los derechos humanos y los bienes naturales, por lo que pidió que se retiren a los policías y militares que vigilan el lugar.

Especificó que la mesa de diálogo debe de ser tranquila y sobre todo debe de buscar un avance para que se retiren estos elementos y en caso de no ser así tomarán otras medidas, dejando claro que no será por medio de violencia o enfrentamientos.


Aseveró que buscarán agotar todas las estancias necesarias ante la ley, sobre todo porque han tenido pérdidas debido a que los visitantes no acuden a estas comunidades por miedo a tantos policías.

“Los policías invadieron los valles y lugares que son visitados por los turistas, quitando el sustento a nuestras familias, perdiendo hasta 30 millones de pesos la comunidad desde que llegó la fuerza pública”.

Por su parte Gumersindo de la Rosa, detalló que un grupo de más de 500 elementos ha invadido sus terrenos, violando el documento que otorgó un juez para detener dicha obra, sin justificación alguna, violando los derechos de los campesinos y la ley.

Por: Daniela Zetina