El ex director de Pemex señaló que el tema es encontrar a los responsables del robo de combustible y procesarlos.

El aumento abrupto en el robo de combustible, un crecimiento en la demanda y la tragedia ocurrida en Tlahuelilpan, Hidalgo, obligan a repensar los modos de intervención para reducir este delito, señaló el presidente de EnergeA, Jesús Reyes Heroles.

El ex director de Petróleos Mexicanos durante parte del sexenio de Calderón explicó que de 2006 a 2009 el número de tomas clandestinas alcanzaba las 400 picaduras, pero este es un fenómeno ha crecido de manera abrupta.

Al cuestionarlo si la estrategia implementada por el gobierno es la correcta, Reyes Heroles señaló que una etapa que no se ha dado, es el arresto y procesamiento de los que están atrás de estas organizaciones que roban el combustible, lo que llevaría al desmantelamiento de estos grupos.

Recordó que, en su gestión de Pemex, no había sufriente información de inteligencia sobre los posibles arquitectos detrás de ese fenómeno, por lo que el objetivo era parar el robo de combustible, pero el tema es encontrar a los responsables y procesarlos.

El presidente señaló que desde que dirigía Pemex el presupuesto fue insuficiente para combatir este fenómeno. “Pemex lleva presupuestos muy inferiores a lo que requiere una empresa de su tamaño”, señaló.

Por: Qs noticias

Información de: Milenio