• El expresidente afirmó que, si la Asamblea Legislativa de Bolivia no acepta su renuncia, él estaría dispuesto a regresar.

El expresidente de Bolivia, Evo Morales, quien se encuentra en México como asilado político, aseguró que está listo para regresar a su país si es que la Asamblea Legislativa de su país no acepta la renuncia que presentó el pasado domingo.

Morales aseguró sentirse capaz de pacificar el país y de garantizar que se hagan nuevas elecciones en las que él está dispuesto a no ser candidato, además llamó a las fuerzas armadas de su país a no “mancharse las manos de sangre”.

En entrevista con El Universal, Morales aseguró que es necesario pacificar a Bolivia, por lo que propone que exista un proceso de diálogo en el que participen las fuerzas políticas bolivianas con intermediación de la Organización de las Naciones Unidas, la Iglesia Católica y países voluntarios.

“Mi renuncia está en la Asamblea, si la Asamblea rechaza mi renuncia yo vuelvo. En este momento me siento capaz para pacificar Bolivia”, expresó.

Agregó que “la pacificación no va a llegar con balas, con armas, como lo están haciendo, la pacificación llegará a Bolivia con diálogo, un diálogo con la participación de las Naciones Unidas, de la Iglesia Católica, con países voluntarios como mediadores”.

Hasta el día domingo ni un muerto a bala y en tres días (posteriores) hay 10 muertos a bala”, añadió.

“Si mi regreso a Bolivia aporta a la pacificación, vuelvo mañana mismo, me duele que haya tantos muertos, me duele que las fuerzas armadas y la policía que he equipado tanto vayan a usar (estos equipos) contra el pueblo. Comandantes, no se manchen con la sangre del pueblo”.

Según Evo Morales, será en las próximas horas en la Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia donde se discutirá si se acepta o no su renuncia como presidente. Información El Universal.

Redacción José Leal.