Cuando las personas son jóvenes el enojo resulta más fuerte y de mayor intensidad.

De acuerdo con el estudio de Eduardo Calixto González, académico de la Facultad de Psicología de la UNAM, el enojo es beneficioso para el cerebro ya que “prácticamente se anula la parte más lógica y congruente del cerebro para incrementar la actividad cardiovascular y respiratoria”.

Sin embargo, el enojo debe durar de 30 a 40 minutos, pues durante este tiempo el cerebro aprovecha la segregación de noradrenalina, dopamina y glutamato, junto con la disminución de serotonina y vasopresina, para volvernos más competitivos.

“El enojo es una reacción que tiene el sistema nervioso central para manifestarse, estar en contra, evadir algún tipo de molestia y obtener algún beneficio. De hecho, llevado a cabo adecuadamente nos hace competitivos, y por eso resulta benéfico”, explicó el académico, agregando que en este estado “nos engañan con menor facilidad y atendemos con mayor detalle algunos objetos que en un momento dado no se darían”.

Por otro lado, si el enojo durase más de cuatro horas, entonces, este se vuelve patológico y sería nocivo para el cerebro, pues incrementa los niveles séricos de cortisol, una hormona relacionada con el estrés, además, resalto el médico que “aquel que dura más tiempo enojado es porque está actuando o tiene un proceso de aprendizaje y le funciona estar enojado para obtener lo que quiere”.

Redacción Qs noticias
Fuentes: Excelsior, Televisa, Debate