La siguiente semana se espera que se pueda realizar la audiencia, donde los legisladores puntualizan que han sido respetuosos del debido proceso.

La destitución del auditor del Órgano Superior de Fiscalización del Estado de México (OSFEM), Fernando Valente Baz Ferreira es irreversible; este día la Diputación Permanente del Congreso Local recibió la evaluación de su desempeño, en la cual se advierte omisión y que incumplió con su deber.

Los diputados perfilan que la siguiente semana, se pueda realizar la audiencia en contra de Baz Ferreira.

Y es que a más tardar el fin de semana, se concluiría con el entramado jurídico para que sea notificado y tenga un plazo de cinco días para defenderse de los señalamientos.

A decir del presidente de la Junta de Coordinación Política (JUCOPO), Maurilio Hernández González se ha cuidado el debido proceso, lo que ha impedido que sea notificado el auditor.

Asimismo ve conveniente que Fernando Valente Baz acepte en los próximos días a renunciar al cargo y así ahorrarse tiempo.

Por: Gerardo García