El boxeador, que pretende ser “ídolo mexicano”, fue grosero ante los medios de comunicación que acudieron al bautizo de su hijo

El fin de semana, Saúl “El Canelo” Álvarez realizó una celebración en el marco del bautizó de su hijo en Guadalajara, Jalisco, lugar al que llegaron diferentes reporteros, a quienes el boxeador mexicano les dijo que no estaban invitados y era molesto verlos.

La extravagante fiesta con temática de circo quedó en segundo plano luego de que el boxeador mexicano “estalló” contra la prensa al llegar a la iglesia donde se llevó a cabo la ceremonia católica, pues al ver a los representantes de los medios de comunicación mostró su molestia cuando le solicitan amablemente dos minutos para entrevistarlo.

“Con el respeto que se merecen, no sé quién los invitó. Es mi vida personal y a mí no me gusta este tipo de cosas. Con el respeto que se merecen, muchas gracias, pero no, no es de mi agrado verlos”, expresó antes de ingresar a la iglesia. Información Ventaneando.

Redacción QS.