La mitad de los participantes del programa Jóvenes Construyendo el Futuro regresarían al desempleo o a ser ninis después de terminar sus 12 meses como aprendices, esto debido a las restricciones laborales.

A dos semanas de que se cumpla el primer año del programa Jóvenes Construyendo el Futuro y se gradúen los primeros jóvenes, el día 13 será clave ya que será el momento en el que se defina si son contratados o no.

Se dio a conocer que las empresas participantes en la estrategia han manifestado su interés de ofrecer empleo al mayor número de becarios con la finalidad de aprovechar los conocimientos, la experiencia y habilidades desarrolladas durante la capacitación.

Marquez Pitol destacó que la experiencia laboral es lo que más valoran y toman en cuenta las compañías y entidades públicas para hacer contrataciones, y precisamente los egresados del programa cuentan con dicho requisito.

“Con ello, los egresados tienen más del doble de oportunidad para ser contratados por las compañías que los capacitaron. Así que el reto es que los interesados asuman la tarea de buscar trabajo y se integren lo antes a una organización”, para no quedar desempleados.

El director de Relaciones Institucionales de ManpowerGroup México refirió que los participantes del programa que sean contratados tendrán un ingreso promedio de dos salarios mínimos mensuales, es decir siete mil 393.2 pesos al mes, poco más del doble de la beca que obtuvieron mensualmente en el programa, aunque ello está sujeto a cada organización y las habilidades desarrolladas por los interesados.

El especialista puntualizó que, aun cuando pareciera que dos salarios mínimos es poco dinero, quienes sean contratados recibirán las prestaciones laborales y sociales establecidas por la ley: desde IMSS y aguinaldo, hasta vacaciones, utilidades e inscripción a una Afore.

Información: Publimetro
Redacción Qs.