Ni un teleférico la salva.


 

Según la Encuesta Nacional de las ciudades más habitables de México 2016 presentada por el Gabinete de Comunicación Estratégica correspondiente al primer semestre del 2016, Ecatepec, el municipio más poblado de la entidad más poblada del páis, reprobó todos los parámetros en que se basa la encuesta para medir la calidad de vida en los centros urbanos mexicanos: ambiente de convivencia; centros de diversión; museos y espacios históricos; belleza natural; movilidad; vivienda y escuelas.

Sus más bajas calificaciones fueron en los rubros “aire limpio”, “empleo” y en el último lugar la seguridad. En esta materia, el municipio del central Estado de México tiene el índice más bajo de todo el reporte, por debajo incluso de Victoria y Reynosa, ciudades del norteño Estado de Tamaulipas, uno de los más azotados por el crimen organizado.

Del conteo de 2015 al de 2016 de la encuestadora, Ecatepec fue uno de los centros urbanos con más notoria caída en los estándares, en contraste con el Top 3 de las ciudades más habitables del país, en las que se encuentra Mérida, Saltillo y Aguascalientes.

A nivel nacional y metropolitano, el municipio es el lugar menos habitable, incluso menos habitable que la delegación capitalina Venustiano Carranza, donde se ubican zonas rojas, como La Merced y parte del afamado barrio de Tepito.

Después de la inseguridad, el aire contaminado, el hacinamiento y la falta de empleo, las quejas de los habitantes de Ecatepec se centran en los servicios urbanos: están insatisfechos con la pavimentación, el desazolve y el drenaje; la atención a fugas de agua potable; el mantenimiento de vialidades y con las pocas facilidades para abrir nuevos negocios.

Son estos factores, junto con el hacinamiento, los que vuelven a los ciudadanos mexiquenses los más insatisfechos de todo el índice, incluso más que quienes viven en regiones tomadas por el narcotráfico, puntualiza el reporte.

 [hr style=”striped”]

Con información de: El País.