Investigadores en Argentina se olvidaron de la fibra de carbono y del plástico.


Investigadores del Laboratorio de Inteligencia Artificial de la Facultad de Ciencias Exactas y Tecnología (FACET) de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT) en Argentina, comenzaron a emplear madera de bambú en la fabricación de drones.

La madera de bambú se caracteriza por su rigidez, maleabilidad y bajo peso. Esto y la abundancia de este material lo colocan como un reemplazo ideal de las estructuras de fibra de carbono y plástico que suelen ser utilizadas en la fabricación de drones. Así, ante la rotura de alguna de las partes, el reemplazo se puede hacer en pocas horas utilizando materia prima local. Pero también comenzaron a fabricar esas estructuras desde cero.

Uno de los proyectos que llevan a cabo se orienta a dar asistencia a comunidades indígenas que crían ganado libre en el campo, para dar ubicación y seguimiento así conocer sus patrones de actividad. Otra aplicación es el monitoreo de cultivos en aspectos como humedad del suelo y control de plagas.

El grupo de investigadores comparte información con otras instituciones para mejorar tanto el software como los componentes que utilizan, que adquieren por separado e integran ellos mismos. El año pasado adquirieron plaquetas de hardware libre para el pilotaje de drones se espera que con las placas de mayor simplicidad se puedan sumar giróscopos, barómetros y magnetómetros propios, que agregarán a los drones mayores funciones.

[hr style=”striped”]

Con información de: Página/12