¿Ya tienes más de treinta y no te has retirado? ¡Algo estás haciendo mal!


 eussebiocultura

Por: Eussebio Rombos M.

 

Para ti, que aun sigues viviendo en la casa de tus padres, tenemos una serie de 5 consejos para enfrentar el panorama económico actual adverso. Una de las mejores decisiones que puedes tomar en tu vida es vivir libre de deudas. Y si bien es una decisión que implica asumir grandes sacrificios, valdrá la pena en el futuro, cuando puedas disfrutar de tu libertad financiera, independientemente del dinero que te estés jineteando.

Hoy en día los adultos jóvenes, esos entre los 18 y 24 años, están graduándose más tarde, iniciando sus carreras profesionales más tarde, casándose más tarde, teniendo hijos más tarde… y empezando sus ahorros más tarde.

Nuestra época ha puesto la madurez de los chavorrucos en el punto más bajo de todos los tiempos y a la vez sus deudas en el punto más alto de la historia. En el 2009, tan sólo el 20 % de las personas entre 18 y 24 años se encontraban desempleadas o subempleadas. Con el paso de los años, esta cifra ha venido aumentando hasta llegar a un 50 % en la actualidad.

 tipschavorruquez_texto_001_img

Por esto, para ayudarte a cumplir tus sueños de obscena riqueza te dejamos estos puntos básicos de finanzas personales. ¡Ánimo!


1.Termina con la “Carrera del Ratón”:

Mídele a tu salario o tus ingresos personales. Está bien buscar un “nivel de vida”, pero detente a pensar si ese nivel te permite realizar otros movimientos de dinero, tales como adquisición de inversiones o la instalación de un negocio personal. Un salario te brinda comodidades, pero es a cambio de tu tiempo personal, que no puede recuperarse. Recorta los lujos -como ese jamón ultradelgado sin gluten– y empieza a comer chuletas ahora mismo. La vida es breve.

2.Tarjetas de doble filo:

Las tarjetas de crédito son el Diablo. Porque te pueden llevar a la ruina (en este caso, a tus padres), pero resultan ideales en ciertos casos. Si logras obtener una deberás estar muy atento a todos los lineamientos que implica tu contrato, así como a su funcionamiento “oculto”. Lo ideal es usarlas únicamente cuando cuentes tanto con un empleo y salario fijos, como con un ahorro personal decente o bien con el respaldo económico de tus padres, en caso de que algo falle.

No hagas compras con la tarjeta si no las harías con efectivo. Lo mejor es contar al menos más del 50 % del valor del producto en efectivo, como respaldo de tu crédito. El plástico fantástico es un complemento ideal del equipamiento de tu negocio personal. Mucho ojo con las “promociones” de tu banco, y eso sí, nunca la uses para obtener dinero en efectivo. ¡Nunca!

3.La educación, ese vicio:

Grandes títulos pueden abrir grandes puertas… pero también hay puertas pequeñas. En una economía adversa, tener las llaves de varias puertas pequeñas puede ser más conveniente que tener sólo una llave grande. Nunca sabes cuando ese curso gratuito de Coursera va a destacar en tu currículum.

4.El eterno drama del carro nuevo:

Un montón de plástico con ruedas y muchos, muchos intereses. No hagas berrinche. Los modelos actuales están sujetos a una devaluación cercana al 70 % durante los primeros cuatro años de uso. De hecho pueden perder más del 25 % en cuanto les ensucies las llantas. Yo en tu lugar compraría una buena cafetera o un frigobar.

Por otro lado, adquirir un auto usado puede ser una tarea desgastante. Recuerda apoyarte en personas que tengan experiencia en esta actividad, como tus padres o tus tíos. Seguro que con el autolavado y un peluche en el retrovisor, esa chatarra aumentará varias veces su valor… sentimental.

5.El truco del 10 %

Diez por ciento de tu “sueldo-ingresos mensuales” suena un porcentaje decente para empezar a ahorrar, sin embargo la tentación de ver más y más dinero acumulado en tus arcas puede convertirse fácilmente en la comodidad de “quemarlo” todo en cualquier momento. El ahorro puede también diversificarse, como efectivo o como activo fijo, que pueden ser objetos o herramientas cuyo valor no se deprecia fácilmente, que te ayudan a realizar o agilizar tu trabajo o algún hobbie, y que al mismo tiempo que los usas para producir ganancias extras los puedes revender con un buen valor cuando sea necesario.

Usa tu imaginación. El uso responsable de una tarjeta de crédito, más ahorro en efectivo, más la adquisición de activos fijos, seguramente adelantará en buena medida el establecimiento de tu negocio personal, y entonces sí; ve, corre por el auto nuevo y la casa de tus sueños. Tus padres te lo agradecerán. ¡Suerte!

 tipschavorruquez_texto_002_img


Tal vez te pueda interesar también: 10 síntomas de que eres un Chavorruco.


 [hr style=”striped”]

Con información de: M10 / Emprendiendo Historias.com