El servicio diplomático mexicano sólo responde a los misterios del enriquecimiento.


Los sueldos mensuales de los diplomáticos mexicanos en Europa oscilan entre los 9 mil 810.89 euros (185 mil pesos) de un embajador y 3 mil 728.14 euros (70 mil pesos) del técnico administrativo de menor rango.

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) informó que desde 2014 los sueldos más elevados los perciben los embajadores de Japón, Noruega, Brasil y Argentina. Según el reglamento de la Ley del Servicio Exterior Mexicano, éstos se otorgan con base en el costo y la dificultad de vida de cada lugar.

El embajador mejor pagado es el de Japón, donde viven 2 mil 24 mexicanos; su ingreso mensual es de 15 mil 828 dólares, unos 275 mil pesos y se trata del exsubsecretario de Comunicaciones y Transportes, Carlos Almada.

Entre otros políticos a quienes se les premia como un retiro, como es el caso de Fidel Herrera Beltrán (exgobernador de Veracruz), ha sido señalado por permitir la creación de una estructura denominada La Compañía, la cual se formó y creció bajo una figura similar a un “consejo de gobierno” o “junta gerencial”.

De acuerdo con información de la PGR y Estados Unidos, desde 2007 se aseguraba que con Herrera Beltrán, dicha estructura operativa estaba constituida por integrantes del cártel del Golfo y su brazo armado en aquel momento, Los Zetas.

Al término de su gestión como gobernador, dejó una deuda de 22,000 mil millones de pesos. Considerado en 2013 uno de los diez políticos mexicanos más corruptos según la revista Forbes.

Hoy habita en un castillo (Embajada de Barcelona, España) ubicado en la zona alta de Barcelona, sobre la avenida Bonanova, se trata de una zona escolar rodeada de dos barrios magníficos, como son Sarrià y Sant Gervasi. Ocupa ya el mejor despacho del que fue palacio del exótico gobernante árabe. Siendo el nuevo cónsul de México en Barcelona, España. Está claro que Fidel Herrera no es sultán, pero vivirá a cuerpo de rey con un sueldo mensual de más de 8 mil 339.26 euros (más de 150 mil pesos al cambio), como lo establece el tabulador de la nómina del Servicio Exterior Mexicano a fecha del 20 de mayo de 2015 para un diplomático de su rango.

Una cantidad que pagará los servicios del veracruzano como cónsul, que deberá velar por los intereses de México y de los casi 11 mil mexicanos –según datos de 2014 del Instituto Nacional de Estadística de España– residentes en Aragón, Baleares, Cantabria, Cataluña, Comunidad Valenciana, La Rioja, Navarra y País Vasco, las regiones que abarca dicha sede.

Una cantidad a la que se suman beneficios como el pago del traslado de todas las pertenencias que guste (incluidas obras de arte o automóviles), seguro médico privado, la ayuda del 50 % en el pago de la renta de una casa y una amplia lista de posibles “viáticos”.

Vivirá como un catalán adinerado y tendrá además las alabanzas de empresarios, políticos, intelectuales y estudiantes locales y mexicanos que merodean por el consulado buscando algún beneficio.

Así, las embajadas más caras son: Estados Unidos, que para 2016 fue programado un gasto de 5 millones 982 mil 729 dólares, pero atiende a 11 millones 714 mil 500 mexicanos. Le sigue Gran Bretaña, donde viven 12 mil connacionales y cuesta 2 millones 747 mil 583 dólares. Después está Francia, con un presupuesto de 2 millones 269 mil 365 dólares anuales y atiende a 2 mil 814 mexicanos registrados.

Aunque si se calculan los presupuestos en proporción a la población mexicana que radica en cada país, las embajadas de Irán, Ghana y Santa Lucía también son las que mayores recursos ejercen por mexicano.

[hr style=”striped”]