La filial en México está a cargo de Emiliano Salinas Occelli, hijo de Carlos Salinas de Gortari

Un “gurú” de autoayuda estadounidense que fundó una sociedad secreta que marcaba a fuego a sus esclavas sexuales con sus iniciales fue arrestado en México, deportado a Estados Unidos y acusado de tráfico sexual y trabajo forzado.

Keith Raniere, de 57 años, fundador de la organización de autoayuda “NXIVM”, creada hace 20 años y basada en Albany, Nueva York, fue arrestado el domingo en una lujosa villa de Puerto Vallarta y deportado a Estados Unidos, informó el lunes la fiscalía del distrito este de Nueva York.

“Raniere mostró un asqueroso abuso de poder en sus esfuerzos para denigrar y manipular mujeres que consideraba como sus esclavas sexuales”, dijo el jefe del FBI en Nueva York, William Sweeney, en un comunicado.

Con NXIVM, que opera en Estados Unidos, México, Canadá y Sudamérica, Raniere lideraba talleres de autoayuda desde 1998. Las asistentes pagaban hasta 5.000 dólares por un taller de cinco días y debían firmar acuerdos de confidencialidad, dijo la fiscalía.

La filial mexicana de NXIVM está encabezada por Carlos Emiliano Salinas Occelli, hijo del ex Presidente Carlos Salinas de Gortari.

Con un séquito de 15 a 20 mujeres con quienes tenía relaciones sexuales desde el comienzo, es acusado de crear en 2015 un pequeño grupo ultrasecreto llamado “DOS”, totalmente integrado por mujeres y con varios niveles de “esclavas” y “amas”.

Las esclavas debían reclutar a su vez a otras esclavas, sobre todo de NXIVM. Para entrar en DOS, las mujeres debían someter videos, fotos e información comprometedora que luego era utilizada para chantajearlas si querían abandonar la organización.

También firmaron acuerdos para ceder activos o la tenencia de sus hijos a Raniere si rompían el silencio.

Las esclavas debían realizar tareas domésticas para las amas, responder a mensajes rápidamente de día o de noche y tener sexo con Raniere cuando se les pedía. También debían mantener dietas de menos de mil calorías diarias porque a Raniere le gustaban las mujeres delgadísimas.

En ceremonias, “muchas de las víctimas de DOS fueron marcadas en su región pública con un lápiz cauterizador en un proceso que lleva de 20 a 30 minutos”, dijo un agente del FBI a cargo de la investigación.

La marca tenía las iniciales de Raniere. Las ceremonias eran filmadas y el material era guardado como “colateral”.

Por Braulio Luna

Con información de AFP Copyright