Los esbozos, que no están fechados, fueron realizados en papel de correo aéreo con tinta china y acuarela.

El principito nunca se ha ido, pues en una vieja construcción en Suiza fueron descubiertos unos bocetos de esta obra, que según datos fueron adquiridos en una subasta del país hace más de 30 años.

Los bocetos habían sido guardados por un magnate inmobiliario entre decenas de obras de arte, pero a pesar de eso se encuentran conservados en una carpeta de cartón en buen estado, donde se contienen tres dibujos vinculados a El Principito, el bebedor en su planeta, la boa que digiere a un elefante y algunas notas manuscritas, asimismo, el principito y el zorro acompañados con un poema ilustrado con un dibujo pequeño y una carta de amor para Consuelo Suncín, su esposa.

Elisabeth Grossmann, conservadora de la Fundación para el Arte, la Cultura y la Historia de Winterthour, comentó que los esbozos, que no están fechados, fueron realizados en papel de correo aéreo con tinta china y acuarela.

En tema, las ilustraciones originales del libro se conservan en la Morgan Library en Nueva York. El coleccionista que contenía la obra Bruno Stefanini, falleció en diciembre de 2018 a los 94 años, los había comprado en una subasta en 1986 en Bevaix (oeste).

El Principito, escrito en Nueva York por Antoine de Saint-Exupéry durante la guerra e ilustrado con sus propias acuarelas, fue publicado en 1943 en Nueva York, y después en 1946 en Francia, tras la muerte del aviador el 31 de julio de 1944 frente a las costas de Marsella (sur de Francia).

Con información: Excélsior e Imagen TV.

Pepe Abadiano T.