Estudios realizados por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) han arrojado datos sobre las enfermedades que padecían algunos dinosaurios gracias al estudio de los huesos de los fósiles.

El estudio consistió en analizar y comparar 9 mil 446 piezas huesos resguardados en dependencias como el Instituto de Geología y de la Estación Regional del Noroeste de la UNAM, de Fronteras, en Sonora; del Museo del Desierto, del Centro INAH Coahuila y de la Benemérita Escuela Normal de Coahuila, así como de colecciones privadas, entre ellas la de Claudio de León.

Las piezas con señales patológicas fueron sometidas a un análisis comparativo con huesos sanos y enfermos de reptiles, aves y mamíferos.

Todas las piezas observadas fueron del periodo Cretácico que presentaban trastornos físicos-traumáticos, degenerativos y proliferativos, neoplasias, trastornos del desarrollo, trastornos inflamatorios, entre otros.

El que presentó más paleopatologías fue el de los pico de pato en el que se observaron lesiones traumáticas en costillas, vértebras caudales, fíbulas y metacarpos, así como un tumor canceroso con apariencia de queso gruyer.

¿Qué tal?

Por: QS Redacción.

Con información de: ADN 40.