Korea Summit Press Pool / AFP 2018

Prometen desnuclearización de la península

El líder norcoreano, Kim Jong Un, y el presidente surcoreano, Moon Jae-in, se fijaron como objetivo la desnuclearización de la península, tras una cumbre histórica entre ambos.

“Corea del Sur y Corea del Norte confirman el objetivo común de obtener, mediante una desnuclearización total, una península coreana no nuclear”, afirman en una declaración conjunta.

Corea del Norte logró un rápido avance en el programa nuclear y balístico bajo el mandato de Kim, que heredó el poder tras la muerte de su padre en 2011.

En 2017, Pyongyang llevó a cabo su ensayo nuclear más potente a día de hoy y probó misiles balísticos intercontinentales (ICBM) que dejan a su alcance el territorio continental de Estados Unidos.

North Korea's leader Kim Jong Un (2nd L) and his wife Ri Sol Ju (R) are greeted by South Korea's President Moon Jae-in (2nd R) and his wife Kim Jung-sook (L) at the end of their historic summit at the truce village of Panmunjom on April 27, 2018. The leaders of the two Koreas held a landmark summit on April 27 after a highly symbolic handshake over the Military Demarcation Line that divides their countries, with the North's Kim Jong Un declaring they were at the "threshold of a new history". /
AFP PHOTO / Korea Summit Press Pool / Korea Summit Press Pool

La cumbre del viernes estuvo cargada de símbolos: cuando los dos dirigentes se saludaron con un apretón de manos y terminaron con un abrazo.

“No habrá más guerra en la península coreana”, aseguraron en una declaración conjunta tras la cumbre, la primera en más de una década y 65 años después de que la contienda bélica terminara con un armisticio, en vez de un tratado de paz.

Las dos Coreas intentarán este año poner fin a la guerra de forma permanente y para ello tratarán -según el texto- de reunirse con Estados Unidos y quizá también con China (ambos firmantes del alto el fuego) “con vistas a declarar el fin de la guerra y establecer un régimen de paz permanente y sólido”.

Algunas de las promesas hechas en el pasado quedaron en letra muerta. Esta vez el dirigente norcoreano se ha comprometido -dice- a hacer cuanto pueda para sacar adelante los compromisos alcanzados con el presidente surcoreano, quien en otoño visitará Pyongyang.

North Korea's leader Kim Jong Un (2nd L) and his wife Ri Sol Ju (L) talk with South Korea's President Moon Jae-in (2nd R) and his wife Kim Jung-sook (R) during a meeting at the end of their historic summit at the truce village of Panmunjom on April 27, 2018. The leaders of the two Koreas held a landmark summit on April 27 after a highly symbolic handshake over the Military Demarcation Line that divides their countries, with the North's Kim Jong Un declaring they were at the "threshold of a new history". /
AFP PHOTO / Korea Summit Press Pool / Korea Summit Press Pool 2018

Las dos Coreas se coordinarán estrechamente para asegurarse de no “repetir el pasado desafortunado que vio como los anteriores acuerdos intercoreanos se quedaban en nada”, declaró. “Podría haber en el camino contragolpes, dificultades y frustraciones”, advirtió no obstante Kim. “Pero no se puede alcanzar la victoria sin dolor”, dijo.

Otro de los temas tratados fue la reunión de familias separadas por la guerra.

Los dos países “decidieron continuar con el programa de reunión de familias separadas con motivo del Día de Liberación Nacional el 15 de agosto de este año”, cuando celebran la rendición de Japón al final de la Segunda Guerra Mundial, informa el texto.

Por: Redacción QS Noticias

Copyright AFP 2018