• La suspensión provisional fue basada en las irregularidades halladas en la realización de la consulta que definiría la aprobación del proyecto.

El Poder Judicial de la Federación consideró que hubo irregularidades en la realización de la consulta que definiría la aprobación de la construcción del Tren Maya, por lo que otorgó la suspensión provisional del proyecto ante la petición de comunidades indígenas.

Las comunidades de la Maya Peninsular y Ch’ol, asentados en Campeche, obtuvieron una suspensión provisional, misma que se dio a conocer a través de un comunicado el pasado 14 de enero, ante una solicitud de amparo promovida en el Juzgado Primero de Distrito del estado.

Los agremiados del Consejo Regional Indígena y Popular de Xpujil (CRIPX) destacaron que la solicitud de amparo fue simulada y fraudulenta, ordenada por el ejecutivo federal y ejecutada en perjuicio de los pueblos indígenas de “Campeche, Yucatán, Quintana Roo, Tabasco y Chiapas”.

Asimismo, los representantes del Consejo Regional dieron a conocer que nunca se respetó el derecho de participación ante este proyecto, toda vez que la estructura de los foros fue diseñada e implementada de manera unilateral, “sus formas y modos no fueron acordes con la toma de acuerdos de las comunidades”.

Por lo anterior, reconocieron que hicieron un llamado a los otros pueblos “afectados por el Tren Maya, a que agoten la vía jurisdiccional para defender su derecho a una verdadera consulta, a la integralidad de sus tierras y territorios, y a la autonomía y libre determinación”.

“Estamos no en contra del tren, ni en contra del desarrollo, pero sí estamos para velar nuestros derechos, el derecho de nuestros pueblos, porque yo como indígena Ch’ol veo la afectación y problemáticas que hay en mi comunidad”, agregó Ernesto Martínez, defensor comunitario del (CRIPX).  Información Milenio.

Redacción José Leal.