Temen que se extingan en 2022.


Ante la casi inminente extinción de la vaquita marina, endémica México, el gobierno retira peligrosas redes abandonadas en el mar, y como plan de emergencia paralelo, para salvarlas.

Hace un año quedaban tan sólo 60 individuos de la marsopa más pequeña del mundo, de acuerdo con el último censo del Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita Marina (CIVRA). Conservacionistas temen que se extingan en 2022.

El programa para retirar las redes, que muchas veces son abandonadas por pescadores cuando son sorprendidos por las autoridades en zonas protegidas, comenzó el 10 de octubre pasado. La remoción de estas redes “fantasma” es fundamental para la protección de la totoaba y la vaquita marina.

Tres drones armados con cámaras de alta resolución se sumaron en julio a las estrategias para salvar a la vaquita marina, detectando actividades ilegales en la zona del Golfo de California.

En la primavera boreal de 2017, la CIVRA, en coordinación con el gobierno implementarán “un plan B” para salvar a la vaquita. Este consistirá en capturar a algunas vaquitas para reproducirlas en cautiverio, en bahías del mismo Mar de Cortés, lo que podría marcar diferencia entre su extinción y su conservación.

La población de la vaquita marina se ha visto mermada peligrosamente por ser víctima de las redes arrojadas para pescar a otra especie también en peligro de extinción, como la totoaba, la cual se cotiza en el mercado negro de China en miles de dólares.

[hr style=”striped”]

Con información de: AFP.