En Alabama, Estados Unidos, se firmó la ley más estricta para los médicos que practiquen esta acción

La gobernadora de Alabama, Kay Ivey, firmó la ley antiaborto más estricta de Estados Unidos, que contempla un siglo de prisión para los médicos que lo practiquen y tiene como fin llevar el debate a la Corte Suprema de Justicia.

“Esta legislación es un poderoso testamento de las firmes creencias de los residentes de Alabama de que cada vida es preciosa y es un regalo sagrado de Dios”, dijo Ivey en un comunicado divulgado tras firmar la legislación, aprobada el martes por el Senado sin excepciones en casos de incesto o violación.

Según la ley, la realización de un aborto en cualquier etapa del embarazo es un delito punible con hasta 99 años de prisión. La única excepción sería cuando el embarazo ponga en peligro la salud de la mujer.

No habría castigo para la mujer que recibe el aborto, solo para el proveedor del servicio.

Información Telemundo 51.

Redacción QS.