Inflación, sismos y petróleo, entre las causas negativas. 

Con información de: AFP / El Financiero.

El Banco Central de México (Banxico) redujo su previsión de crecimiento del PIB en 2017 a un rango del 1.8 % al 2.3 % desde un pronóstico previo de 2.0 % a 2.5 %, informó este miércoles la entidad.
El informe, que se da en el contexto de la última conferencia que ofrecerá Agustín Carstens como gobernador del Banco Central antes de partir a Basilea, Suiza, señala que no obstante el ajuste para este año, para 2018 no se modifican las previsiones de expansión del PIB.

Durante la presentación del Informe Trimestral Julio-Septiembre 2017, indicó que este ajuste responde a que la actividad productiva en el tercer trimestre mostró una desaceleración mayor a la esperada en el informe anterior, “en buena medida ante los efectos de los sismos de septiembre y la pronunciada contracción de la plataforma petrolera en ese mismo mes”.

Para el cierre de este año, el Banco Central estima que la inflación presentará cambios moderados a la baja, mientras que para el próximo año estima que se acentúe la tendencia a la baja, conduciendo a la convergencia al objetivo de 3 por ciento hacia finales de 2018.

En cuanto al aumento del salario mínimo, Banxico señala que si bien el incremento que se otorgó pudiera llegar a afectar ligeramente al alza el cierre de la inflación general anual en 2017, no se prevé que modifique significativamente la trayectoria esperada de convergencia hacia 2018.

Desde enero, la inflación ha rebasado el objetivo del Banco de México (Banxico) (3 +/- 1 punto porcentual), mientras que el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) alcanzó un nivel de 6.37 por ciento a tasa anual en octubre, de acuerdo con información publicada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).