El presidente de la Cámara de Autotransporte, dijo desconocer si los normalistas cumplirán a cabalidad con los acuerdos de no retener más autobuses ni operadores.

El delegado de la Cámara Nacional de Autotransporte, Pasaje y Turismo (Canapat), Odilón López Nava, afirmó que, ante la retención de autobuses y operadores de las líneas Flecha Roja y TEO, por parte de los alumnos de la Normal Rural “Lázaro Cárdenas del Río”, los transportistas tuvieron que “someterse” ante las demandas de los normalistas.

“A nosotros nos duele habernos arrodillado ante la delincuencia, porque hay un estado de derecho y unas leyes se tienen que cumplir. Es muy peligroso negociar con delincuentes”.

Respecto a las críticas que ha recibido la Canapat por haber desistido en las carpetas de investigación contra los normalistas, en especial la de Andrés “N”, (alumno denunciado por robo y lesiones), afirmó que fue la única manera de lograr que los autobuses retenidos fueran devueltos, al igual que los operadores.

Señaló que, el hecho de que los autobuses sean retenidos, con o sin autorización, de cualquier manera, implica una merma económica para los transportistas, y aunque en la negociación entre la Secretaría General de Gobierno mexiquense, Canapat y los representantes de Tenería, se estipuló que los autobuses serán solicitados con anterioridad, López Nava lamentó que hay incertidumbre, pues afirmó “una cosa es lo que se dice, y otra lo que se hace”.

Finalmente, lamentó que la Fiscalía General de la República (FGR) no se haya pronunciado al respecto y que no haya actuado, pese a los llamados constantes de la Canapat.

Karina Villanueva