La Selección Femenil de Estados Unidos celebró su cuarto título mundial en Nueva York

Entre gritos de “USA” y llamados a la igualdad de salarios, bajo una lluvia de confeti, la selección femenina de fútbol de Estados Unidos, campeona del mundo por cuarta vez, fue celebrada este miércoles por miles de personas en un desfile en Nueva York.

Las futbolistas, que vestían camisetas idénticas negras con la leyenda “Campeonas del mundo” bordada en dorado, saludaron a la multitud desde varios camiones que circulaban lentamente por las calles del sur de la ciudad, desde el Battery Park a la alcaldía.

Distendidas, sonrientes, algunas se acercaron al público y firmaron camisetas o estuches de teléfonos celulares.

En la mañana soleada de verano, los empleados de los rascacielos por donde pasaban las campeonas las regaron de confeti blanco.

NO IRÁN A LA CASA BLANCA

La delantera y capitana de la selección, Megan Rapinoe, dijo este martes que no cree que las integrantes del plantel que ganó el Mundial de Francia el pasado domingo acepten una invitación del presidente del país, Donald Trump, para visitar la Casa Blanca.

“Yo no iría y tampoco irían todas las compañeras de equipo con las que he hablado explícitamente”, dijo Rapinoe en el programa “Anderson 360” de la cadena CNN.

“No creo que nadie en el equipo tenga interés en prestar la plataforma (mediática) por la que hemos trabajado tan duro y las cosas por las que luchamos y la forma en que vivimos nuestra vida. No creo que queramos que eso sea corrompido por esta administración “, dijo Rapinoe.

La capitana, una de tantas jugadoras lesbianas del equipo, también apuntó al célebre eslogan ‘Make America Great Again (Devolver la grandeza a Estados Unidos)’ de Trump, diciendo que el presidente está mirando hacia un pasado que “no fue bueno para todos”.

AFP.

Redacción QS.