¿Y la diplomacia mexicana?

20 de octubre de 2017

Luz del Alba Belasko

Luis Videgaray, actual secretario de relaciones exteriores, es todo un invento del gobierno en eso de la efectividad, aunque medios pagados le rindan no poca pleitesía y lamenten no sea el candidato presidencial para el 2018. Para alguien que se presume de político inteligente y sagaz, los fracasos tenidos le quedan cortos.

Tan es un fracaso la gestión de Videgaray como diplomático, que se refiere a que los negocios de México no se resuelven por tuits…

¡Pero es que en EU nadie quiere hablar con él, y unilateralmente Trump le contesta como quiere! Así, las relaciones exteriores que tenemos los mexicanos.

Trump ya le dijo (vía tuit) a Peña y Videgaray que Jared y Luis serán muy cuates pero “ai’ les van para abajo los santuarios de inmigrantes en ciudades claves de los EU… ai’ les van para afuera indocumentados con 10, 20 años de estancia en este país.

¿Y el muro fronterizo? ¡Va!, y lo va a pagar México de una forma u otra. ¿El DACA? Bueno, esto no es toma y daca, pero va para abajo también”. ¿Y la diplomacia mexicana? ¿Y los cálculos de Videgaray de traer a Trump a México para suavizarlo?

Lo más horripilante del caso es que Videgaray presumía que iba a poder contener las amenazas iniciales de Trump en cuanto al TLCAN pero únicamente se vislumbra que todo se viene abajo.

Lo único que podemos acordarnos sobre Videgaray es de aquella declaración de él mismo, que pareció entonces una profecía: “No sé de asuntos internacionales, pero quiero aprender en el camino”, palabras más, palabras menos, es eso lo que dijo.

Así inició el supremo fracaso de Videgaray —y, lamentablemente de la diplomacia mexicana— porque su unción estuvo supeditada a los acomodos de Trump y de cómo congraciar con él.

Y lo hace de la peor manera y fracasando.