CULIACÁN,SINALOA 21SEPTIEMBRE2013: Ciudadanos recolectan y armas las despensas para los damnificados víctimas del huracán Manuel. Comida enlatada, sopas instantáneas, agua, frijol y ropa son algunos de los elementos que incluyen las despensas. FOTO: RASHIDE FRÍAS / CUARTOSCURO.COM

Intereses particulares y políticos vician los insumos que requieren los damnificados del sismo. 


 

Casi una semana ha pasado del sismo en Morelos, donde 74 personas perdieron la vida, unas 20 mil casas resultaron dañadas, y cientos de personas aguardan en los 35 albergues instalados en el estado, que ha mandado la declaratoria de desastre para comenzar con las labores de reconstrucción. 

La ayuda no se ha hecho esperar, y mucho menos de la sociedad civil, la cual ahora duda si su “granito de arena” llegará a las manos que en verdad lo requieran, y no será viciado por la propaganda política-electorera que merodea en las zonas de necesidad, esas que siempre quieren exprimir para su beneficio propio. 

Recientemente, a través de redes sociales, han denunciado situaciones como la que pasó el jueves, cuando se advirtió a la población que elementos de seguridad estatal habían interceptado un trailer con insumos para los damnificados proveniente de Michoacán, mismos que fueron canalizados por el DIF de Morelos.   

QuiéneSon pudo constatar que en Huitzilac, elementos policiacos pidieron a quienes se llevaban ayuda hacia pequeñas comunidades, dejar “a su resguardo” los víveres y medicinas que transportaban, sin embargo, una simple negativa de los voluntarios impidió que esto sucediera.  

La mañana siguiente, el DIF estatal, aclaró que el propio gobierno morelense había estipulado específicamente que las 32 toneladas de ayuda proveniente de Morelia, Michoacán, debían ser entregadas al gobierno morelense.
 

Aún así, eso no fue impedimento para que en Twitter el #RoboComoGraco se hiciera trending topic.
 

El hecho de que este “acopio” fuera monopolizado por el Sistema presidido por Elena Cepeda, esposa de Graco Ramírez, generó desconfianza en los que verdaderamente querían ayudar, ya que no sabían si sus donaciones llegarían a su destino.  

Ante esta situación, cientos de personas, en su mayoría jóvenes, organizaron la distribución de los donativos, desplazando así a los servidores públicos. Pero el hecho fue contraproducente pues se les acusó de desviar unas 90 toneladas de víveres. 

De acuerdo con El Universal, el comisionado de Seguridad Pública, Alberto Capella Ibarra, dijo que las cámaras de videovigilancia identificaron a unas 25 personas que desviaron el curso de las despensas y no llegaron a los lugares de necesidad. 

En conferencia de prensa, el comisionado, aseguró que el Ejecutivo estatal actúa con total transparencia en la entrega de apoyos y sostuvo que ese tipo de comentarios son parte de una campaña de desinformación. 

Pero precisamente en Michoacán, aparecieron denuncias del acaparamiento de víveres. Una de ellas fue hecha por Aníbal Ponce, organizador del concierto benéfico en Michoacán “México estoy contigo”, quien aseguró que en este evento el DIF Pátzcuaro, presidido por Martha Aguilar, comenzó a apropiarse del mismo y a acaparar todos los víveres que la gente había hecho llegar. 

“Ellos llegaron y empezaron a llevarse todo, meterlo en bolsas, en cajas, delante de las personas que estaban aquí. Obviamente hubo una molestia natural”, contó.  

Enseguida, Ponce explicó que “Primero dijeron ‘es que nos están opacando a nosotros’ y después se nos amenazó que si no decíamos que el evento era del DIF nos iban a quitar todo y no nos iban a dejar seguir con el concierto”. 

 

 

Es una pena que ante este tipo de desgracias haya personas que quieran sacar provecho únicamente en su beneficio, pero es aún más aberrante que estas personas formen parte de instituciones públicas, quienes más deberían mostrar credibilidad. 

Sólo esperamos que como decía Anibal, estas esperanzas de ayudar no terminen en las despensas a repartir de algún partido político en la próxima campaña electoral. 

 

Por: Nicolás García.