• Esta defraudación fiscal será tipificada como delincuencia organizada y amenazas a la seguridad nacional.

El pleno de la Cámara de Diputados aprobó en lo general las reformas para tipificar la defraudación fiscal y la facturación de operaciones simuladas como delincuencia organizada y amenazas a la seguridad nacional.

Con base en 318 votos a favor, 121 en contra y 3 abstenciones, fue avalada la propuesta, misma que contempla imponer a los responsables de esos delitos la prisión preventiva de oficio.

Ahora, el pleno discute en lo particular las reservas presentadas por legisladores de diversas fracciones parlamentarias.

De acuerdo con el dictamen, la expedición, venta, enajenación y compra de comprobantes fiscales que amparen operaciones falsas se sancionará con una pena de entre dos y nueve años de prisión, cuando el monto defraudado supere los 7 mil 800 pesos.

Asimismo, en la propuesta está considerado el endurecimiento de las acciones contra las más de 9 mil empresas “fantasma” dedicadas a expedir y enajenar facturas de operaciones falsas.

Las bancadas del PAN, PRI y PRD, los legisladores morenistas Sergio Mayer, Lorena Villavicencio, Martha Patricia Ramírez, Javier Castañeda y Ulises Murguía votaron contra el dictamen. Información Milenio.

Redacción QS.