Greenpeace México alertó que entre los padecimientos de los toluqueños están cáncer pulmonar, infartos, depresión, alergias y nacimientos prematuros, toda vez que la capital mexiquense está entre las siete más contaminadas del país.

Toluca es una de las ciudades más contaminadas del país, razón por la cual, la organización Greenpeace México realizó un monitoreo de la calidad del aire que respiran sus habitantes al utilizar el transporte público, la bicicleta y el automóvil, cuyos resultados rebasaron las normas establecidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Pablo Ramírez, coordinador de la campaña de calidad del aire de Greenpeace México, llamó al gobierno de Juan Rodolfo Sánchez Gómez, alcalde de Toluca, y de Alfredo del Mazo, gobernador mexiquense, a aplicar estrategias efectivas para inhibir y minimizar dichos efectos y para la aplicación de acciones en movilidad como la implementación de transporte estructurado, toda vez que los datos preliminares revelan ozono (O3), material particulado PM2.5 y de monóxido de carbono (CO) por encima de lo aceptable.

“En el trayecto en bicicleta se superaron los 35 microgramos por m3, es decir, sobrepasamos lo que dice la Norma Oficial Mexicana, o sea que durante el trayecto la población que estuvo expuesta a esa calidad del aire tuvo repercusiones en su salud”.

Detalló que, este ejercicio se lleva a cabo en siete de las ciudades más contaminadas del país: Toluca, Puebla, Pachuca, Querétaro, Guadalajara, Ciudad de México y Monterrey. “Tenemos aire que ya está siendo peligroso para las personas, el transporte público en la ciudad de Toluca es muy deficiente, y el 70 por ciento de la población tiene como medios de movilidad el transporte y el automóvil, es muy alto”.

Alertó que este tipo de contaminantes genera enfermedades respiratorias agudas, enfermedades pulmonares obstructivas crónicas, asma, cáncer pulmonar, enfermedades cardiovasculares, infartos al miocardio, nacimientos prematuros, bajo peso al nacer de los niños, diabetes, depresión, alergias y déficit de atención.

Karina Villanueva