El Gobierno federal utilizará sus “ahorros” para la construcción del Tren Maya, informó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En conferencia matutina, el Mandatario comentó que originalmente habían pensado en usar un mecanismo de financiamiento a través de un crédito para pagar la obra a tiempo, pero después se decidió hacerlo con recursos propios.

“Ahora se decidió que se haga con recursos propios, no va a haber deuda, todo esto porque tenemos ahorros, siempre he dicho que la corrupción no solo hay que combatirla por razones de índole moral, sino porque se liberan fondos, mucho dinero, cuando no hay corrupción para el desarrollo”, aseguró.

López Obrador aseguró que otro de los compromisos es el de no iniciar nada que no pueda terminar en su Mandato, ya que no quiere dejar obras inconclusas, por lo que dijo que el Tren se terminará en 3 o a más tardar, en 4 años.

El Mandatario, junto con Rogelio Jiménez Pons, titular del Fondo Nacional de Fomento al Turismo, anunciaron el plan de consulta ciudadana e indígena para la construcción del proyecto.

Adelfo Regino, titular del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI) explicó que, en el caso de las comunidades indígenas, el proceso incluirá asambleas informativas y asambleas consultivas.

El ejercicio, que se llevará a cabo los días 14 y 15 de diciembre, busca conocer la opinión de los habitantes de los 40 municipios que se verán impactados por la construcción de la obra, calificada como “el proyecto de infraestructura más grande del sexenio”.

Previo al ejercicio, se realizarán consultas informativas para sensibilizar a la población.

Los días de consulta se instalarán casillas en un horario de 8:00 a 20:00 horas.

“Se ha definido el objeto de la consulta para tener un diálogo directo con las comunidades indígenas, para construir los acuerdos y que participen de los beneficios justos y equitativos”, aseguró Regino.

“La consulta va dirigida a comunidades indígenas y se convocará a las autoridades tradicionales. En la zona maya hay un sistema de cargos asociado a esta forma de organización tradicional”.

El ejercicio se elaborará en 15 sedes para 325 comunidades con más del 40 por ciento de la población indígena del País.

El pasado fin de semana, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que el proyecto del Tren Maya -que implicará una inversión de 120 mil millones de pesos- podría cancelarse, en caso de que fuera rechazado en la consulta pública.

“Si la gente dice no, hasta ahí llegamos, qué significa esto, que se va a respetar la voluntad de los ciudadanos”, aseguró el presidente.

Sí la consulta es positiva, aseguró, ya se tienen los estudios técnicos y recursos disponibles para la obra.

Los detalles sobre el proceso de consulta indígena y la jornada de ejercicio de participación ciudadana fueron publicados este día en el Diario Oficial de la Federación.

Con la difusión de dicho documento, el proceso de consulta arrancó este mismo viernes. El plan del Gobierno federal incluye un calendario sobre las asambleas informativas y consultivas.

“Creo que no hay precedente de un ejercicio así, antes se hacían las obras y luego se simulaban las consultas. Nosotros estamos padeciendo de esto, de muchas otras que se realizaban a la fuerza sin consulta, se terminan las obras, pero no podemos operarlas, no pueden funcionar las plantas porque hay oposición”, dijo.

“Estoy hablando de los tiempos recientes, del periodo neoliberal. Estamos en el terreno de lo inédito, iniciando un proceso democrático”

El presidente López Obrador junto con el titular de Fonatur, Rogelio Jiménez Pons; Diana Álvarez, Subsecretaria de Desarrollo Democrático, Participación Social y Asuntos Religiosos y el titular del INPI, Adelfo Regino, firmaron la convocatoria del proyecto, en castellano y en maya.

Claudia Guerrero

Por: QS Redacción.

Con información de: Agencia Reforma.