La Universidad Nacional Autónoma de México difundió a través de un comunicado la respuesta del rector Enrique Graue ,que la Asamblea Estudiantil le entregó el pasado 4 de octubre.

En el documento, Graue atiende las demandas sobre temas como la violencia de género, los hechos violentos del pasado 3 de septiembre en Ciudad Universitaria, la transparencia del presupuesto y gastos, y la garantía de que la educación en la Universidad sea pública y gratuita.

“Como rector, reitero mi compromiso de continuar actuando conforme a derecho y a nuestra legislación para eliminar definitivamente de nuestra Universidad a todos los llamados grupos porriles y librar a nuestras entidades académicas de su nociva presencia”, expresa en el comunicado y afirma que, hasta la fecha, hay 31 expulsados por las agresiones en Rectoría, de los cuales 18 han sido detenidos.

Asimismo, enfatizó la creación del Protocolo para la Atención de Casos de Violencia de Género en la UNAM, aunque aclaró que faltan medidas para prevenir y erradicar ese tipo de violencia y discriminación.

Sobre los datos de transparencia, informó que “la Universidad pondrá a disposición de las personas integrantes de la comunidad universitaria un curso básico en línea para que cuenten con herramientas que les permitan incrementar sus conocimientos respecto de la información presupuestal y financiera universitaria y facilite conocer de manera integral lo relativo al ejercicio de los fondos públicos ejercidos con total transparencia y rendición de cuentas, y está será fincada en la página de la Secretaría Administrativa”.

Por último, Graue aseveró que la UNAM no obedece a ningún interés privado:

La Universidad está en absoluta disposición para recibir y analizar las propuestas de la comunidad encaminadas a modificar y mejorar la política de género.

En la construcción de una universidad más igualitaria, la Universidad de comprometer a:

Mantener e impulsar un canal de diálogo.

Elaborar una campaña de difusión sobre temas relativos a la violencia de género.

Difundir y socializar los informes relativos a la implementación del protocolo.

Elaborar contenidos audiovisuales que ayuden a frenar la violencia de género.

Fortalecer la figura de los orientadores para acabar con la violencia estructural.

Además, se comprometió a la Comisión de Legislación Universitaria y a la Comisión de Trabajo Académico del Consejo Universitario las propuestas de su pliego petitorio para su análisis y discusión.

Por: AB