Los cánones de belleza que se venden no muestran la variedad existente en el mundo.

 jandiraalelimon

Por: Jandira Ale

En octubre pasado la modelo británica Charli Howard fue rechazada por una agencia de modelos donde le “sugirieron” que si quería seguir desfilando necesitaba perder peso.

Howard lleva muchos años siendo modelo profesional, casi los mismos que lleva luchando por mejorar su autoestima y vencer la dismorfia corporal, trastorno que consiste en una preocupación fuera de lo normal por algún defecto, ya sea real o imaginado, de las características físicas propias.

Tras ser despedida por su agencia, la modelo dedicó unas palabras a sus antiguos jefes en su Facebook: “Me niego a sentir vergüenza y malestar por no cumplir con sus estándares de belleza inalcanzables, ridículos”.

La modelo considera que la industria de la moda es un entorno negativo para las mujeres jóvenes e impresionables; los cánones de belleza que se venden, además de irreales, no muestran la variedad existente en el mundo. “La industria tiene que dejar de usar a las mismas chicas altas, blancas y delgadas como escaparate. Eso ni es emocionante ni refleja al público general”, apunta Howard.

Al contar su experiencia no pretende disuadir a otros chicos y chicas de dedicarse al mundo de la moda, sino que les empuja a mantenerse firmes en su postura y a no dejarse guiar por agentes y jefes que buscan lo imposible.

Ahora, Howard, junto con Clémentine Desseaux, bloguer que además también es modelo, ha lanzado All Woman Project, una iniciativa para plantarle cara a los cánones impuestos por la industria de la moda.

allwomanproject_texto_001_img

El proyecto consiste en una serie de fotografías realizadas por las fotógrafas Heather Hazzan y Lily Cummings a modelos que recogen un amplio espectro de diferentes tipos de cuerpos, con el objetivo de buscar la mayor diversificación posible para mostrar a todas las mujeres que, sea cuál sea su morfología, tienen derecho a una mayor representación en los medios de comunicación. En poco más de una semana, el vídeo que muestra la sesión fotográfica ya cuenta con 100,000 visualizaciones, muestra de que las mujeres tan sólo debemos unirnos para defender nuestros derechos.

Además, en su campaña han lanzado el hashtag #IamAllWoman y la cuenta de Instagram @allwomanproject para que toda mujer que así lo desee pueda participar en el proyecto subiendo una foto propia.

¿Te animas compartiendo una tuya?

[hr style=”striped”]