Especialistas indican que si ocurriera su impacto sería devastador en un área más urbanizada del planeta.

Según datos de la NASA, en febrero de 2013, un meteorito ardió en las montañas de los Urales, en el sur de Rusia, considerado el mayor incidente de meteoros registrado en más de un siglo, pues se estima que el poder del impacto fue tan fuerte como 20 bombas atómicas de Hiroshima.

Según estudio este tipo de eventos ocurren aproximadamente una vez cada 60 años, sin embargo, el jefe de la NASA, Jim Bridenstine, advirtió que ha habido tres eventos similares en los últimos 100 años, lo que indica que su regularidad está aumentando a un ritmo potencialmente devastador.

Jim Bridenstine, advirtió que otro evento como el de Chelyabinsk podría ocurrir pronto, y su impacto sería devastador si ocurriera en un área más urbanizada, por ello el especialista se atrevió a pedir a las potencias mundiales que comiencen los preparativos para el impacto de los eventos meteorológicos de inmediato.

La NASA por su parte ya se prepara y ensaya lo que sucedería si un asteroide impacta contra la Tierra, así mismo, analiza los objetos cercanos a nuestro planeta para predecir mejor cuándo podría ocurrir un ataque de asteroides.

Por: QS Redacción.
Con información de: History Chanel, NASA.