Justificó que busca presidir otra vez al Tricolor, a partir del trabajo que realizó en el último año en que fue testigo de una militancia enojada, por lo que señaló fue un “año de mentadas”, pero existe un proceso de cicatrización constante

El PRI del Estado de México allanó el camino para que Alejandra del Moral Vela sea por tercera ocasión dirigente estatal, luego de que esta mañana se registró junto a Darío Zacarías Capuchino, en el proceso interno y zanjó que “me senté con absolutamente con todos los que tenía que sentarme” para que participara en la elección partidaria.

Al registro de fórmulas aspirantes a presidir el Comité Directivo Estatal (CDE) acudió también Cuauhtémoc García Ortega pero le hicieron falta requisitos que tendrá que subsanar en 12 horas, o sino será improcedente su inscripción.

En entrevista con los medios, Del Moral Vela resaltó que junto a los activos priísta estableció una mesa de trabajo en la que se acordó ejercer el respeto, unidad y compromiso, por lo que cuenta con su respaldo, pero -advirtió- que ellos no son todo el partido.

“Me senté con absolutamente con todos los que tenía que sentarme y con mucho respeto ellos no sólo son el PRI, el PRI es una militancia que quiere estar en la calle y escuchar a su dirigencia”, recalcó.

Afirmó que de manera permanente ha existido un proceso de cicatrización y lo que quieren es un partido de unidad y no de unanimidad.

El priísta Cuauhtémoc García Ortega advirtió que el proceso de impugnación que promovió al interior del PRI, lo llevará a los órganos electorales y las instancias jurisdiccionales, para que se invalide el proceso.

Acusó que le faltaron documento en el registro, ya que desde el interior del partido se le pusieron obstáculos.

Enlistó que no se le entregó su constancia de militancia, se le negaron las firmas de 124 comités municipales, se le achacó una deuda por cuotas de militante desde 2014 y se le reprobó en el examen del Instituto Jesús Reyes Heroles.

Gerardo García