Pese a sus pocas ganancias, el hombre no deja sin alimento a su “amigo fiel”

Pese a que vende chicles en la calle para generar algo de dinero y poder sobrevivir, un hombre de la tercera edad usa parte de sus pocas ganancias para darle de comer a su perro fiel, un acto que demuestra la sensibilidad de la persona.

A través de redes sociales se viralizó el caso del hombre de escasos recursos, quien tiene a su amigo fiel de nombre

“Lomito”, el perro que espera diariamente su alimento.

Según el post compartido en Facebook, el anciano vende chicles en la calle y parte de los pocos pesos que le dan los usa para comprar un sobrecito de comida o algunas croquetas.

Afuera del metro Zócalo del lado derecho de Palacio Nacional, en la calle Pino Suárez, es donde se encuentra cada mañana de 8 a 11 horas el hombre, vendedor de goma de mascar.

“A diario, llueva, haga frío o calor, siempre lleva a su mejor amigo y compañero”, escribió el usuario José Guzmán.

Información Excélsior.

Redacción QS.