La llegada de Ricardo Antonio La Volpe como técnico de los Diablos Rojos del Toluca sin duda es un revulsivo para el equipo, independientemente de la forma de dirigir del argentino o de la mucha o poca experiencia que tenga, emocionalmente, un cambio viene bien a los jugadores, pues me parece que el ambiente al interior del equipo y directiva está viciado.

 

Y aunque Hernán Cristante, extécnico del cuadro rojo, es una buena persona, siempre mostrándose como un hombre de principios y transparente, lamentablemente para él los resultados de los últimos meses no fueron buenos, situación que no sólo es su responsabilidad, sino de todos los involucrados, empezando por los jugadores, pues las fallas de Alfredo Talavera son de “primaria” y definitivamente allí, el estratega no puede meterse a la cancha para hacer el trabajo de su pupilo y esto lo pongo únicamente como ejemplo de lo que constantemente sucedió en la plantilla toluqueña.

 

Por otro lado, las decisiones internas de la directiva al querer imponer condiciones al técnico cuando los resultados no son buenos y generar presión al respecto; esto sucedió en septiembre del año pasado cuando Talavera tuvo errores constantes bajo los tres palos fue entonces que Hernán sufrió notorias discrepancias con los directivos del Deportivo Toluca.

De hecho, algunos medios como Récord, en su columna del Francotirador, puso entredicho los goles dudosos que recibió Toluca por fallas de Alfredo Talavera, uno de los arqueros más seguros en la Liga MX. En la columna se afirma que Talavera es yerno de Jaime León (Director Deportivo del Toluca), quien es compadre del José Manuel de la Torre, además se afirma que la relación entre “Chepo” y Cristante no es buena, cosa que suena lógica, pues cuando De la Torre dirigía al equipo prácticamente excluyó a Cristante, pues este estaba en una recuperación de una cirugía en la rodilla, por lo que su contrato no fue renovado y llegó el momento que no podía ni entrar a las instalaciones del club. Ahora, con La Volpe, me parece que la historia será distinta y aunque la propuesta no fue exactamente de Jaime León, quien buscaba a José Manuel “Chepo” de la Torre, la contratación del “bigotón” fue de común acuerdo entre los integrantes del consejo directivo del cuadro rojo, por lo que se tendrá que respetar su trabajo en pro del equipo.

Y, por último, como decía… también creo que la autonomía de La Volpe en la cancha será una constante, de hecho, durante la conferencia de presentación ante los medios de comunicación, el técnico argentino dejó claro que las opiniones de la directiva serán bien recibidas pero las decisiones finales serán tomadas por él.

Es claro que el cambio vendrá bien al equipo escarlata, uno de los máximos ganadores del futbol mexicano, que suma 10 títulos hasta ahora, sólo por debajo de América y Chivas.

Por JR