La Federación Mexicana de Futbol sigue analizado las opciones para que la Selección Azteca cuente con un técnico que asuma el compromiso y comparta el objetivo de llevar al equipo al Mundial de Qatar 2022, pero no solo eso, sino también alcanzar la clasificación a los cuartos de final o, lo que es lo mismo, el famoso “quinto partido”.

No es una decisión sencilla, porque como es una costumbre en la Femexfut, que actualmente dirige Yon de Luisa, pero que sigue persiguiendo los mismos intereses, no precisamente deportivos.

Tras la conclusión del Mundial de Rusia 2018, el colombiano Juan Carlos Osorio, dejó de ser el técnico del representativo azteca, dejando malos resultados durante su gestión: en la Copa de Oro no fue capaz de conseguir el título pese a que México se considera el “gigante” de Concacaf y, en la Copa América, sufrió una penosa eliminación en los cuartos de final tras un vergonzoso 7-0 propinado por la selección chilena.

Posteriormente, llegaron los cambios en la directiva de la Femexfut y se esperaba que, de la misma forma, llegara el nuevo timonel de la escuadra mexicana. Decenas de jugadores, técnicos y directivos han declarado que lo ideal para dirigir al Tri es una persona con experiencia e inmiscuida en el balompié azteca, que lo conozca a fondo… y enserio, ¿no hay candidatos con este perfil?, claro que los hay: Ricardo Ferretti, Miguel Herrera, Hernán Cristante, Enrique Meza, Pedro Caixhina, o los que están esperando una oportunidad como Tomas Boy, Alfredo Tena, Jesús Ramírez o Víctor Manuel Vucetich, etc., definitivamente los hay, pero entonces por qué no se ha dado una pronta elección, definitivamente porque los intereses de la Femexfut no son meramente deportivos sino económicos y un técnico como los que mencioné hace un momento, ya no son los suficientemente mediáticos para abonar a las ganancias que genera la Selección Mexicana de Futbol como producto mercadológico.

Como claro ejemplo, que la parte económica es prioridad para los directivos del futbol en nuestro país, en la eliminatoria rumbo a Rusia 2018, México estuvo a punto de quedarse fuera, pero existe tanta identidad entre la afición y el equipo mexicano, que pese a dar resultados regulares, durante el certamen mundialista, la Femexfut obtuvo casi 300 millones de dólares en ganancias, producto de contratos con televisoras, venta de playeras y, principalmente, ingresos de los grandes marcas que fungen como patrocinadores.

Así es que el máximo organismo que conduce al Tricolor, analiza al doble la “baraja” para la contratación de un técnico que embone con el aspecto mediático y de pasada, con lo deportivo, como en su momento ocurrió con la llegada del sueco Sven Goran Ericsson en 2008, que apenas y se logró la comunicación interna con jugadores y dueños de los equipos, pero que era una figura elegida para generar expectativa en el Tricolor, finalmente, la decisión fue equivocada por los malos resultados y así concluyó un paso fugaz por México.

Así es que esperaremos la última decisión de la federación entorno a la elección del nuevo timonel azteca, que se presume, podría ser Gerardo el “Tata” Martino, un argentino con mucha experiencia e impacto mediático tras ocupar el banquillo en distintos equipos sudamericanos y teniendo como su principal carta, haber dirigido al Barcelona de España, con quien disputó Champions League, Supercopa y Copa del rey, pero sin ser un estratega con alguna historia cercana al futbol mexicano.

Por Roberto Ramos