En esta ocasión voy a iniciar solicitando atentamente un aplauso para la institución de los Red Sox de Boston, que se consagraron campeones de la Serie Mundial de Béisbol tras vencer cinco juegos a uno a los Dodgers de Los Ángeles y este reconocimiento no es solo por el simple hecho de levantar el título y hacer una buena serie, sino por el excelente trabajo de planeación y ejecución para conseguir los objetivos de la mano del manager Alex Cora.

Sin duda, el béisbol es un deporte de grandes alcances, pero también de toma de decisiones difíciles y trascendentales, por eso me parece que haber conseguido su noveno título en la historia, representa un ejemplo para el resto de los equipos, pues en su momento, con la contratación de Alex Cora, se generaron infinidad de críticas del mundo del rey de los deportes, pero la temporada dio la razón a los propietarios de Red Sox.

Así es que señores y señoras, el aplauso vamos a dárselo nuevamente al equipo de Boston, pero principalmente a su propietario, John Henry, quien fue el principal artífice de la acertada decisión de llevar a Cora a tomar las riendas del equipo, pues pese a que no fue el gran beisbolista ni tampoco el de mayor experiencia en el mundo de las grandes ligas, sí era un hombre calificado para generar un “buen vestidor” y lograr la empatía entre todos los involucrados en el equipo, pese a las críticas, tomó la determinación en busca de la novena corona.

Después de esa felicitación, ahora me gustaría compartirles, desde mi punto de vista, qué fue lo mejor que hizo el puertorriqueño en el equipo, para que también reciba nuestro reconocimiento, pues ganar el título entre 30 equipos de alta envergadura, no es nada fácil.

Cora llegó al equipo para la Temporada 2018, con una idea de conseguir la Serie Mundial y lo consiguió; considero que lo más importante que logró fue justamente el buen ambiente en las filas de los Red Sox, pues prácticamente todos los jugadores tienen un gran concepto de su manager; hace unas semanas, el jardinero Andrew Benintendi reconoció que Cora era una persona de perfil bajo, que el hecho de no haber sido tan exitoso en las Grandes Ligas, le ha permitido la convivencia al nivel de cualquier jugador y hasta compartía el tiempo con sus pupilos viendo futbol americano; o como lo expresó el receptor puertorriqueño de los Medias Rojas, Christian Vázquez: “En cada entrenamiento, Cora siempre traía gran alegría”.

Otro elemento fundamental, sin duda fue que hizo jugar a su equipo de manera eficaz y efectiva, pues siempre supo en qué posición rendían más los jugadores; además, aportó experiencia, explotó de buena forma a la ofensiva y “si me apuran”, su gran confianza y su toma de decisiones con base en la aplicación de la sabermetría (análisis objetivo y científico del béisbol, basado, fundamentalmente, en las estadísticas), así es que, tras el noveno título de los Red Sox, le doy un gran crédito al boricua Alex Cora.

Por cierto, Boston suma nueve títulos en su historia, aunque tuvo una sequía impresionante de 86 años sin título (1903, 1912, 1915, 1916, 1918, 2004, 2007, 2013, 2018).

Por Roberto Ramos