Si como muchos, llevas una desgastante vida Godínez de oficina, con largas jornadas de trabajo “from 9 to 5” sentado frente a una computadora; muy probablemente ya presentas muchos de los síntomas y males del Godínez promedio, entre ellos, tener una fijación por los tuppers e inevitables dolores de espalda por estar sentado.

Para las personas que llevamos este estilo de vida, sentados ocho horas (o más), una buena postura juega un papel fundamental para prevenir y evitar el dolor y el avance de serios problemas de salud musculares y hasta esqueléticos, como las cervicales y las lumbares, que aunque no lo creas, las padecen el 65% de los Godínez del mundo.

Estar sentado frente a la computadora de escritorio o lap-top por varias horas, nos lleva a adoptar posturas incorrectas y perjudiciales, que ocasionan dolores de espalda y cuello, hombros y piernas, y hasta manos y cabeza. Para tener una postura correcta, los pies deben estar planos sobre el piso, la espalda recta y apoyada, y el escritorio a la altura de los codos.

Escoger cuidadosamente una silla ergonómica (que coincida con tus características fisiológicas y anatómicas) es la solución definitiva a todos estos problemas, que además, a la larga merman tu productividad en el trabajo. Una buena silla es aquella que permite distribuir cómoda y adecuadamente el peso del cuerpo sobre toda su superficie.

Tenemos que entender que las sillas en las que nos sentamos también son herramientas de trabajo y es importante que puedan ser reguladas y adaptadas en función de las características de cada persona. Las sillas recomendadas son las ergonómicas de Requiez, que la verdad, son una maravilla.

Por: Qs noticias

Información de: Revista Elle